La necesidad de nuevos paradigmas