Socialización 2.0, es realmente tan terrible?