Login

2do grado semana 9

¡Cómo crezco!RestasSomos arqueólogosMini proyectoFrontón

Hemos estado viendo el cuerpo humano y ahora vamos a ver cómo crece, cuáles son las señales que los mismos niños pueden descubrir.

Antes que nada te proponemos que le preguntes directamente cómo sabe que está creciendo. ¿Estás más alto? ¿Ya te vistes solo? ¿Te falta algún diente?

Escucha a ver qué dice y luego invítalo a hacer la siguiente manualidad: Un medidor de altura! Si se animan a hacerlo en alguna pared, aunque sea detrás de la puerta sería genial; sino pueden armarlo en papel (pueden conseguir planchas grandes de papel blanco en las papeleras que suelen venderle a los almaceneros) y dibujar cada parte y luego pegarlas en la pared.

En la imagen tienen un diseño simple para adornar, pero lo elemental es que primero midan con un metro las alturas (al menos metro y medio) y marquen cada medida. Luego pueden adornar con lo que gusten.

Una vez que lo tengan armado, propone que se mida y hagan una marquita. Luego pueden medir a alguien de más edad o menos edad de la familia para que él compare cuánto ha crecido.

Luego de un par de semanas invítalo/a a que se vuelva a medir a ver si ha crecido.

También te dejamos este cuento sobre la caída de los dientes.

Si ya ha perdido dientes, mírense al espejo y vean si alguno más se mueve.

¿Y ustedes qué piensan? Luego de leer el cuento, ¿para qué quiere los dientes el ratón?

¿Por qué se llamarán dientes de leche? ¡Investiguen!

Te dejamos una ficha para que registren cuando se le han caído o se le caigan!

Volvamos a los números Montessori y esta vez empecemos de a poco con las restas.

Por un lado vamos a separar cada tarjeta de números en unidades, decenas, centenas y mil. Las vamos a presentar colocándoles de menor a mayor en la mesa y vamos a corroborar si tu hijo/a recuerda cada uno de estos conceptos.

Luego armamos números mezclados, por ejemplo: 135 – 32- 450- 1001- 7 y les pedimos que identifiquen el más grande y el más chico (menor y mayor) . Colocamos cada uno de ellos en una punta y les pedimos que acomode el resto en orden (ascendente o descendente).

Si no lo reconoce de inmediato- sobre todo el mayor- usen solo decenas o centenas.

Por ejemplo, si dice que el mayor es 450, pregúntale qué otro le parece mayor, si dice 1001 pídele que compare cuántas cifras o valores posicionales tiene uno y otro. (1001 tiene 4 cifras por ende es màs grande)

Toma dos números y vuelve a preguntarle cuál es el mayor y acomódalo sobre el menor. Dile de representar con el vaso que usamos antes. Una vez realizado invítalo a que imagine que son caramelos o canicas y que saque la cantidad del número menor.

Déjalo que intente él resolverlo.Si no puede ayùdalo intentando cifra por cifra.

Ejemplo: si el mayor es 450 y se le resta 7, pregùntale què representa el 0 en 450 (un diez) y que solo reste 7 de 10.

Te recomendamos que si tu niño/a aun no maneja números de mil, no trabajes con ellos. Empieza con números pequeños como unidades y decenas y luego ve agregando centenas y miles.

Eso sí, por cada “cuenta” que realicen, invítalo/a a que la plasme en un papel de manera horizontal y vertical.

Si aun no han leído a Hyller de las página 29 a 35 te sugerimos hacerlo.

Después de la lectura, te recomendamos que tengas preparada la actividad siguiente:

Consigue un recipiente ancho, arena o tierra y un pincel.

Pon la arena en el recipiente y entierra objetos varios de uso cotidianos bien distribuidos: tenedor, cuchara, tijeras, fosforos, algún juguete pequeño, un potecito, etc. Deja un par de ellos un tanto en la superficie, aunque no de manera muy evidente,  para que sepa por dónde empezar a buscar. ¡Aun no le muestres esta parte de la actividad! Solo tenla a mano.

Primero muestrale la siguiente imagen  y pregúntale si sabe qué es, quiénes son, qué están haciendo.

Estamos seguras que podrá responder sin problemas. Si no lo hace, pídele que se fije bien en lo que encontraron enterrado, en qué estarán mirando o apuntando, etc.

Reflexionen sobre qué cosas pueden encontrar los arqueólogos al momento de buscar rastros de la antigüedad.

Ahora sí, preguntale qué cosas piensa que podrían encontrar los arqueólogos del futuro. Digamos de acá a unos 200.000 años más. Muéstrale el recipiente con arena, dale el pincel (también puedes darle una palita pequeña) y dile que se imagine que es un arqueólogo/a del futuro a ver qué encuentra.

Si ves que mete las manos en la arena o tierra y empieza a dar palazos   o remover el pincel en ella, dile que se detenga. Explícale que los objetos antiguos son muy frágiles y por eso se usa pinceles y movimientos muy suaves para descubrir lo enterrado.

Es una buena idea si tienes algún pocillo que no uses o incluso alguna cuchara de plástico, que la rompas en 3 o 4 pedazos para que luego haga el trabajo de reconstruir los restos ¡tal como hacen los arqueólogos con huesos y vasijas!

¿Qué tal si investigan qué son las pinturas rupestres y los fósiles?

En este sentido volviendo a lo que hicieron en la actividad anterior, revean al desenterrar los objetos, qué cosas usaban en la prehistoria y qué cosas no (fósforos por ejemplo). Qué otras cosas serían similares, como las vasijas ya que hoy contamos con ollas y bowls; pero también cubiertos varios.

Luego puedes preguntarle:  ¿si no se pudiera desenterrar nada, qué otras cosas serían una huella para saber sobre los hombres de la antigüedad?. ¿Hacían dibujos? ¿Escribían libros?, etc.

Muestrale estas imágenes y charlen sobre las formas que tienen y qué podrían estar representando.

Intenta ver qué ideas se le vienen a la cabeza a la hora de describir las imágenes. Luego pregúntale que símbolos similares podrían hacer para representar lo que es el mundo de hoy.

Puedes invitarlo a que armen su propia “cueva” de pinturas rupestres, pueden hacerla en una caja de cartón o con tiza debajo de una mesa.

Antes pueden usar este juego online para diseñar sus propias pinturas. Tarda un pelín en cargar. Si no te funciona bien, prueba con otro explorador.

Estas son ideas que te damos pero deja a ver qué se le ocurre a él/ella. Puedes hacer preguntas para llevarlo a esta actividad como:

¿Qué cosas podrías dibujar para registrar lo que es la vida de hoy?

¿Dónde lo dibujarías?

¿Con qué lo dibujarías?

Luego puedes proponerle hacer fósiles de objetos de uso cotidiano de hoy en día. Son muy fáciles de hacer. A continuación te dejamos un vídeo tutorial.

¡Al final puedes proponerle pintar los fósiles de un color piedra para darle más realismo!

¿Jugaron alguna vez al frontón? Pues si no lo has hecho básicamente se trata de pegarle a una pelota de tenis contra la pared. Esta vez vamos a jugarlo de una manera diferente para desarrollar la motricidad gruesa, la atención y obviamente divertirnos en familia.

Van a necesitar una pelota de tenis o sino cualquier pelota pequeña (pueden usar las típicas pelotas rayadas que tienen el tamaño de una mano) Intenta que no sean pelotas muy pesadas como las de baket o fútbol pues pueden salir heridos , y una pared por supuesto.

En la pared marca con tiza o cinta de color un par de cruces en diferentes áreas. Esas marcas las usarán después.

El juego se trata simplemente de hacer picar la pelota en la pared sin dejar que caiga al piso. Pueden ir intercalando quién le pega. El que la deja caer o le rebota en el piso, pierde. Quien suma más puntos gana.

Una vez que hayan jugado un rato propone que lo hagan un poco más complejo, ganará quien logre hacer picar la pelota en las marcas de la pared.

Con esta práctica no solo se divertirán y ejercitarán la motricidad, sino que además podrán desarrollar la coordinación motriz-visual-espacial.

SEE ALL Add a note
TU
Añadir comentario
 

Capacita




Info sobre programas

administracion@educoencasa.com
Solicitar entrevista
Solo para información sobre programas. Para información general sobre la educación en el hogar, por favor PINCHA AQUÍ

Síguenos en Instagram!

Testimonios

Aprendí mucho y eso me trajo la tranquilidad para avanzar en paz. Gracias por el servicio social que están prestando y por la disposición que tienen. Des-escolarizamosLeer Más

Gustavo Gonzalez

Río Negro
top
Educando en casa desde 2012