El grito de la naturaleza, por Nahuel